fbpx

En España, el jamón es un elemento clave de la gastronomía, y existen varias denominaciones y tipos de jamón, cada uno con sus propias características y métodos de producción.

Algunas de las denominaciones más conocidas son:

Jamón Serrano: Es uno de los tipos de jamón más comunes en España. Se produce principalmente en regiones montañosas y se cura al aire libre durante un periodo que puede variar entre 12 y 24 meses.

Jamón Ibérico: Es un jamón de gran calidad que procede del cerdo ibérico, raza autóctona de la Península Ibérica. Se clasifica en diferentes categorías en función de la alimentación y pureza racial del cerdo: bellota, cebo de campo y cebo.

Jamón de Bellota: Es la variedad más prestigiosa de jamón ibérico. Procede de cerdos ibéricos alimentados exclusivamente con bellotas durante la fase de engorde en la dehesa. El proceso de curación puede durar de 24 a 36 meses.

Jamón de Teruel: Con denominación de origen, este jamón se produce en la provincia de Teruel. Se caracteriza por su curación en un clima seco y frío.

Jamón de Guijuelo: Procedente de la localidad salmantina de Guijuelo, es otro jamón con denominación de origen. Suele tener un periodo de curación más largo y se produce principalmente a partir de razas de cerdo ibérico.

Jamón de Trevélez: Originario de la Alpujarra granadina, es conocido por su curación a gran altitud y en condiciones climáticas específicas.

Jamón de Jabugo: Procedente de la localidad onubense de Jabugo, es otro jamón ibérico de gran calidad.

Cada una de estas variedades tiene características únicas en cuanto a sabor, textura y métodos de producción, y el jamón español es muy apreciado tanto a nivel nacional como internacional.

En general, el jamón español es increíblemente versátil y se puede disfrutar de muchas maneras diferentes, dependiendo de las preferencias personales y las tradiciones culinarias regionales, que podrá experimentar en cualquiera de nuestros viajes y cómo se come en cada región.

¡Que aproveche!

× .